Iluminación Led para cámaras frigoríficas

Ante la creciente demanda de productos frescos, la necesidad de espacios refrigerados aumenta en los centros logísticos y supermercados. Una iluminación adecuada es esencial en las instalaciones de almacenamiento en frío para preservar la calidad de los artículos almacenados y ayudar a los empleados a realizar su trabajo de forma segura. Pero una iluminación eficiente también debería optimizar la inversión de capital y los costes de mantenimiento así como el consumo..

Después del coste energético de los motores de refrigeración, la iluminación en cámaras frigoríficas es uno de los costes operativos más elevados. Con temperaturas que alcanzan los -40ºC para una cámara frigorífica de congelación, las soluciones de iluminación led en las zonas refrigeradas deben ser lo suficientemente resistentes como para soportar las condiciones ambientales a las que estarán expuestas, incluidas las bajas temperaturas y la humedad, y tener los costes de mantenimiento más bajos posibles.

La dualidad entre luz y frío es una cuestión crucial en la industria logística a baja temperatura

Las temperaturas en las cámaras frigoríficas oscilan entre 0 y 15 grados (cámara positiva), mientras que las cámaras de congelación (cámara negativa) pueden alcanzar los -40 grados centígrados. Como resultado, las lámparas y las luminarias tienen que cumplir unos requisitos más estrictos en cuanto a las condiciones de funcionamiento. Con las luminarias convencionales equipadas con fuentes de descarga de alta intensidad  o de sodio de alta presión , el consumo de energía es elevado, al igual que la producción de calor.

Además, los cambios de lámparas son frecuentes, los tiempos de encendido son largos y, como resultado, los sistemas de control de sensores son menos eficientes. Este tipo de lámparas tardan en alcanzar su máximo flujo luminoso y, por lo tanto, deben permanecer encendidas de forma permanente.

Por el contrario, las fuentes de luz LED consumen menos energía y producen menos calor que los aparatos de iluminación convencionales. De este modo, las luces LED reducen la contribución térmica del sistema de iluminación y, por lo tanto, reducen los costes de refrigeración del sistema de refrigeración de las instalaciones y hacen que la inversión sea más rápida y rentable. Por lo tanto, la eficiencia energética de las luces LED es aún mayor en las áreas refrigeradas.

En un ambiente de muy baja temperatura, los LEDs garantizan un flujo luminoso inmediato y constante.

A diferencia de las luminarias convencionales equipadas con fuentes luminosas de descarga de alta intensidad  o de descarga de sodio de alta presión  que tienen dificultades para encenderse a temperaturas muy bajas, las luminarias LED se encienden inmediatamente para garantizar un flujo luminoso alto y constante y pueden utilizarse con sistemas de control de sensores.

También pierden menos intensidad de luz en comparación con muchas fuentes de luz convencionales. Gracias a los LED, la calidad de la iluminación es mejor en este tipo de ambientes. Un alto grado de protección e impermeabilidad son esenciales para las luminarias adecuadas para estas áreas.

Los LEDs reducen los costes de mantenimiento

En general, el mantenimiento en cámaras frigoríficas es más difícil y costoso debido a las bajas temperaturas. Los trabajos de instalación y mantenimiento no pueden durar mucho tiempo en un ambiente muy frío. Las lámparas de las luminarias convencionales se cambian muchas veces porque su arranque a baja temperatura es laborioso y es más eficiente mantenerlas encendidas permanentemente. Por otro lado, las bajas temperaturas ambientales pueden prolongar la vida útil de los LEDs.

Desde la web referente en el sector de la refrigeración  camarasfrigorificas.es nos aconsejan su uso para aplicaciones industriales ya que con su alto grado de protección, simplifican y reducen los costes de montaje y mantenimiento, siendo más fáciles de instalar y requieriendo mucho menos mantenimiento que las luminarias convencionales.

 

 

Leave a Reply